ENTREVISTA A JULIA ARTEAGA AGUILAR

Nombre: Julia Arteaga Aguilar.
Actividad: Profesora de Yoga y creadora de Yoguineando.
Disciplina de Yoga que practica: Hatha Yin Yoga, como auto práctica en casa, y, en clases, Vinyasa y Acroyoga Yin.
Antes del Yoga: Estudié mucho. Principalmente, la licenciatura de Humanidades, Master de Investigación en Humanidades. Master en Comunicación y Marketing.
Hace cuántos años descrucrbrió el Yoga: Desde el 2013
Una postura de Yoga: Mayurasana, “El pavo real”, me encantó porque es la primera que me salió y luego descubrí que era una de las más difíciles.
Algo que disfrute hacer en sus tiempos libres: Bailar salsa y cantar.

 

El espíritu milenario del yoga le otorga, muchas veces, un aura de tradición que dista mucho con el humor o la diversión. Es quizás ese uno de los mitos que se quiebran cuando uno ve las viñetas de Julia Arteaga, profesora de Yoga y Blogger de Yoguineando.com. Sus caricaturas son tomas de instantes que muchos de nosotros hemos vivido durante la práctica que se convierten en divertidas anécdotas que logran sacarnos una sonrisa y nos ayudan a tener una visión más divertida de esta hermosa disciplina.

Con la finalidad de conocer un poco más sobre ella y su historia con el yoga, decidimos hacerle las siguientes preguntas:

  1. ¿Cómo conociste el Yoga? ¿Qué fue lo que más te gustó?

Fue hace 5 años; recuerdo que yo estaba viviendo fuera de España, concretamente en Estados Unidos, y por causa del estrés (tenía muchas contracturas en el cuello que me causaba vértigos) mi hermana gemela, que ya practicaba Yoga, me recomendó probar con una sesión de Yoga.

En esa época, yo tenía muchos miedos, inseguridades y, sobre todo, muchos mitos en la cabeza sobre el Yoga así que no lo hice de manera inmediata. Pero, al mismo tiempo, aumentaba la intensidad de los vértigos así que decidí hacerle caso porque sentía que ya no tenía otra solución. Fue así que decidí asistir a mi primera clase de Yoga y en esa sesión inicial me fue bastante bien porque lo realicé en un lugar pequeño con un tipo de Yoga muy suave.

 

“Con todos los mitos que tienen las personas sobre el Yoga y que te dice la gente, pues yo era de las peores”.

 

  1. ¿Cuáles eran los mitos o los principales miedos que tuviste con el Yoga?

Pues principalmente ¡todo! [Risas]. Con todos los mitos que tienen las personas sobre el Yoga y que te dice la gente, pues yo era de las peores. Para empezar, el yoga tiene su parte física y su parte espiritual, todo es uno. En mi caso, yo siempre asociaba lo espiritual a lo religioso y yo no soy una persona creyente. Nunca he sido ni espiritual, ni religiosa. No he creído nada más allá de lo que he visto. Por tanto; “chakras”, “nadis” para mí, eran tonterías y no apetecía que me hablasen nada de eso.

Luego, por el lado físico, yo era una persona bastante sedentaria, no me gustaba el deporte, no era competitiva. No me apetecía moverme, yo era feliz sin moverme. Hasta que en mis clases de Yoga me di cuenta que poco a poco, sin muchísimo esfuerzo, conseguía grandes resultados. Vi que tenía muchos beneficios y que realmente era buenísimo. Así desmitifiqué todo eso que yo pensaba sobre esta disciplina.

 

 

  1. ¿Y Cómo fue el camino desde la primera clase hasta el profesorado?

Luego de mi primera práctica, que me fue muy bien, empecé a asistir regularmente. Después a practicar en casa con videos de Internet que eran bastante didácticos en esa época, a pesar de que puede ser peligroso. Posteriormente me mudé a Italia y yo seguía practicando yoga, entonces la gente me decía “por qué no te haces profesora de Yoga si tanto te gusta y no te gusta los trabajos que haces fuera de eso”. Yo me reía porque no me veía dando una clase, ni con una práctica tan estable como para dar una clase.

Fue cuando me mudé a Londres, ya con una practica constante, sólida y adecuada que dije “bueno, vamos a probar”.  Habían pasado 3 años desde que empecé con el yoga hasta que me convertí en profesora de la disciplina.

  1. ¿Qué es el Yoga para ti y qué significa en tu vida?

Al principio, cuando uno empieza con el Yoga y ve todas esas posturas tan chulas, dices “si esto es Yoga, voy a intentar hacerlo, se ve divertido”. Luego, conforme vas leyendo libros, vas aprendiendo más de los profesores, vas adquiriendo más información; te vas dando cuenta que hay algo más allá de las posturas. Al inicio puede ser que te niegues a verlo y decidas quedarte solo con la parte física, lo cual está muy bien llegas a tener muchos beneficios. Pero ya con el tiempo aceptas el concepto más global y el concepto genuino del Yoga. Si realmente te gusta y, sobre todo, si ya eres profesor siento que por lo menos debes probarlo.

 

“[El yoga] se puede aplicar en cada momento de la vida no solo cuando estás sudando en la esterilla”

 

  1. ¿Qué es lo que más te gusta del Yoga ahora?

Son muchas cosas. Principalmente, que es una practica que no se queda solo en el tiempo que la practiques en la esterilla (mat), sino que es algo que te acompaña en todo lo que hagas en tu vida. Por eso cambia la vida de las personas en muchas formas, porque se puede aplicar en cada momento de la vida no solo cuando estás sudando en la esterilla.

 

 

  1. Para ti, ¿Qué es lo más difícil o complicado de practicar Yoga?

Yo pienso que es enfrentarse a la frustración porque, si aún no has practicado yoga, lo más probable es que no estás en conexión con tu cuerpo, ni con tu mente. El Yoga te enfrenta con las debilidades y las posibilidades de tu cuerpo en cada práctica y eso puede ser muy frustrante. Precisamente el hecho de enfrentarte a esas frustraciones cada día es lo que hace que las personas no sean constantes.

A las personas que tiene la capacidad de enfrentar esa frustración todos los días, yo los llamo valientes, porque realmente ir a una clase de Yoga todas las semanas es muy difícil. Mentalmente es súper exigente porque estás viendo que no eres flexible, o que no eres fuerte o no eres capaz de silenciar la mente o estás viendo, todos los días, los detalles de tu cuerpo, que probablemente no te gustan; y a pesar de todo eso, muchas personas siguen asistiendo y ven que están mejorando y lo siguen haciendo. A mí eso me parece lo más difícil del Yoga.

  1. ¿Cómo logramos ser más constantes en nuestra práctica de yoga?

Yo creo que, sobre todo al inicio, no tomárselo tan enserio. Al inicio solía ponerme objetivos, me marcaba horas, planificaba y muchas veces no me resultaba. Desde que dejé de obligarme con los tiempos y a marcar los horarios empecé a ser más constante. Practicaba cuando me apetecía.

  1. ¿Qué le recomendarías a aquellos que están empezando a practicar esta hermosa disciplina?

Que tengan mucha paciencia. Cuando yo empecé a practicar Yoga lo dejé muchas veces, era súper inestable y no me consideraba yogui hasta hace dos años que empecé con la formación. Por eso, yo recomiendo tener mucha paciencia. También que prueben con varias clases, con varios profesores. Cada profesor es distinto, incluso en el mismo estilo.

  1. ¿Cómo nace Yoguineando?

Fue en mi primer año en Londres, en el 2015, cuando empecé a dibujar. En ese momento ya empezaba a coquetear con la idea de dedicarme al yoga plenamente así que fui a trabajar a un estudio de yoga para aprender lo máximo de los profesores y de los alumnos. En los momentos que tenía libre, que no había nadie o que todo ya estaba hecho, me acordaba de los momentos que había vivido en clase y había sentido risa, frustración y decidí dibujarlo. Luego decidí compartirlo para ver si a alguien más le pasaba y así empezó todo.

 

 

 

Contáctate con Julia Arteaga:

info@yoguineando.com

W: https://yoguineando.com/

Twitter: https://twitter.com/yoguineando

Instagram: https://www.instagram.com/yoguineando/

Facebook: https://www.facebook.com/yoguineando

 

 

||| Entrevista realizada por: Claudia Chalán Ayala, Relaciones Públicas y Prensa – lāal.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *