UNA CONVERSACIÓN CON PEDRO RUBIO SOBRE EL ASHTANGA YOGA

Nombre: Pedro Rubio.
Disciplina de Yoga que practica: Método Ashtanga Yoga.
Hace cuántos años descubrió el Yoga: Comencé en el 2008.
Una postura del Yoga: Virasana.
Algo que disfrute hacer en sus tiempos libres: Salir a los parques, al aire libre. Me gusta mucho ver “verde”
Un libro que recuerde mucho: La Luz sobre el Yoga de B.K.S. Iyengar.
Un mantra que tenga presente: “Llévame de la oscuridad hacia la luz, de la ignorancia hacia el conocimiento y de la mortalidad a la inmortalidad”, es un mantra hacia los maestros o hacia la práctica en sí porque uno hace la práctica del yoga para poder tener una perspectiva diferente en la vida.

 

¿De dónde surge el Ashtanga?, Pedro Rubio, profesor de One Love Yoga, nos cuenta que Pattabhi Jois, maestro que difundió la técnica, mencionaba que proviene del libro Yoga Sutras de Patanjali, donde se describe todo el método Ashtanga compuesto de 8 partes: iama, niiama, asana, pranaiama, pratiajara, dharana, dhiana, samadhi. Pedro, enfatiza que, si uno lee el texto se dará cuenta que solo se menciona la parte física (asanas) en dos oportunidades.

 

Entonces, Ashtanga es más que la práctica física…

Sí, es un estilo de vida. Ashtanga está compuesto de dos palabras ‘asta’ que significa 8 y ‘tanga’ que significa miembros o partes. Eso nos dice que es un método compuesto por 8 partes; la tercera de ellas está referido con la parte física (asanas) y está compuesto por la secuencia escrita en un texto llamado “Yoga korunta”. Según el mito, Sri T. Krishnamacharya (también maestro de BKS Iyengar) le pidió a Pattabhi Jois que fuera a una ciudad en la India y busque en la biblioteca un texto antiguo, el Yoga Korunta. Se dice que el texto estaba escrito en hojas de banano y que Pattabhi y Krishnamacharya lo leyeron y reescribieron. Debido a su antigüedad, se cuenta que luego de transcribirlo el texto fue devorado por las hormigas, por eso no existe una prueba física del manuscrito. Algunos dicen que el texto nunca existió, que la secuencia fue creada por Krishnamacharya y Pattabhi con posturas que ya existían. Lo cierto es que las posturas ya existen hace mucho tiempo porque provienen del Hatha Yoga.

 

¿Cuáles son las características que diferencian al Ashtanga de los otros estilos de yoga?

Que cada persona va a su propio ritmo con series establecidas. Hay 6 secuencias con posturas determinadas que vas aprendiendo poco a poco. Ese es el gran diferencial. Por ejemplo, tu primera clase puede durar media hora y poco a poco irás incrementando o aprendiendo algo nuevo. Otra diferencia es que no practicamos los días de luna nueva o luna llena, no hay prácticas de asanas esos días.

 

 

 

 

¿Cuál es el motivo?

Hay un par razones. Primero, la influencia de la Luna sobre los cuerpos de agua y nosotros estamos hechos de agua. En luna llena hay mucha energía, la marea crece, entonces puede ser que cuando hagamos la parte física sobrepasemos nuestro límite y tengamos una lesión. Por otra parte, cuando hay Luna Nueva, las articulaciones se secan y debido a ello también podemos lesionarnos. A mí me gusta más la otra razón que nos dice que es una forma de desapego.

 

¿Desapego?

Sí, porque cuando empezamos la práctica de yoga, normalmente entramos por la parte física porque queremos conseguir las posturas exactas, queremos más posturas y no queremos faltar. De repente sueñas que te salió la parada de cabeza y justo al día siguiente hay luna nueva y no hay clases. Así aprendes a soltar. Igual, acá ofrecemos meditaciones para esos días, no hay parte física, pero puedes venir a meditar. Siempre les digo a mis alumnos, si te levantaste con tiempo tira el mat en tu casa y ponte a estudiar porque también hay que estudiar la historia, la filosofía, los mantras y si aún tienen tiempo los invito a mi casa para que me ayuden a limpiar [risas].  Siempre hay algo que hacer [risas].

 

“si vas a decir una verdad que va a causar daño mejor no la dices”

 

 

[Risas] Sobre el tema del Ashtanga te quería preguntar sobre las 5 prohibiciones o ‘iamas’ que se sigue en la práctica…

Sí, las cinco iamas ¿cómo dijiste?

 

¿Prohibiciones? ¿Se le dice prohibiciones?

No, prohibiciones suena muy feo [risas]. Los iamas son la parte ética, como los mandamientos. El primero es ajimsa que significa no violencia y de la no violencia nace la corriente vegetariana que nos dice que no necesitas matar a alguien para alimentarte. Obviamente, eso también implica no golpear física, verbal, ni mentalmente a alguien. Porque muchas veces no golpeamos física o verbal, pero pensamos “ojalá que se choque o que se caiga” o a veces la violencia la ejercemos sobre nosotros mismos. Por eso a mí me gusta la práctica porque es como un laboratorio. Por ejemplo, a veces enseño una postura y veo que a algunas personas no les sale y reaccionan contra sí mismas. Se enojan o piensan “no me sale, estoy gordo, soy tonto”; eso también es violencia contra uno mismo.

Otro iama es satia, no mentir, que suele ser difícil porque siempre están esas mentiras blancas. Pero se trata de ser honesto o decir la verdad de la mejor forma posible. Es bueno entender que no mentir está después de no violencia; entonces si vas a decir una verdad que va a causar daño mejor no la dices, te callas. A veces es mejor quedarse callado

 

“No robar tiempo a otras personas, la puntualidad es muy importante porque como dicen, el tiempo es oro”

 

 

 

 

Pero el silencio también comunica ¿cierto?

El silencio también comunica, pero lo importante es saber comunicarnos.

El siguiente iama es asteia, no robar. Pedir permiso siempre si vamos a usar el contenido de otro o la creación de otro. No robar tiempo a otras personas, la puntualidad es muy importante porque como dicen, es el tiempo es oro. No robar energía.

Después viene el brahmachaira que es el cuarto iama. Si colocamos en Google la traducción exacta de la palabra es castidad. Eso se entiende porque en sus inicios el yoga era solo para hombres, personas que dedicaban su vida entera a la práctica. Luego se fue popularizando en otras castas y hoy día es para todos. Si estás casado o tienes pareja la castidad es un poco difícil, pero lo que entendemos con brahmachaira es el uso correcto de nuestra energía, no desperdiciarla porque la parte del Hatha yoga se trata, justamente de elevar tu energía.

 

Continuando con las iamas de Ashtanga, ¿qué entendemos cómo apego o aparigraj?

El quinto iama está referido a no coger más de lo que necesitas y se aplica para todo. Yo siempre pongo el ejemplo de la comida. Un día estás comiendo algo que está muy rico, pero ya estás satisfecho y quieres un poco más y ves que sobra. Entonces debes aprender a desapegarte. Lo mismo con la práctica, a veces te sientes cansado y sabes que sería bueno parar con tu práctica, pero a veces continuamos. Eso no quiere decir que abandones todo, sino que seas consciente de lo que realmente necesitas.

 

¿Y eso está ligado con la felicidad?

Sí, estamos en una sociedad donde te dicen que mientras más tenemos, más felices. Es cierto, sí te causa felicidad comprar algo o tenerlo, pero eso se va, no dura. Lo que buscamos con la práctica es tener la felicidad más allá de todo.

 

¿Cómo has visto que ha crecido el tema del yoga en el Perú?

Sí, ha crecido bastante y va a continuar creciendo. En el 2010, cuando llegué solo estaba Lima Yoga con Fred, Iyengar Yoga Perú de Patricia Awuapara y Shunia Kundalini. El yoga ha crecido y seguirá creciendo, incluso hay estilos que aún no han llegado al Perú. El tema del Teach Training también ha ayudado a crear más espacios porque se forman nuevos profesores que difunden y llevan la práctica a diferentes zonas y ciudades.

 

 

 

Contáctate con One Love Yoga, fundada y dirigida por Pedro Rubio:

oneloveyogaperu@gmail.com

Dirección: Av. Angamos Oeste 546, Miraflores

Instagram: https://www.instagram.com/oneloveyogaperu/

Facebook: https://www.facebook.com/oneloveyogaperu/

 

 

||| Entrevista realizada por: Claudia Chalán Ayala, Relaciones Públicas y Prensa – lāal.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *